Síguenos!

Seguir a Mamá Molona en Twitter Seguir a Mama Molona en Pinterest Seguir a Mama Molona en Instagram Seguir a Mamá Molona en Facebook

jueves, 25 de agosto de 2016

Aprendiendo a nadar

Quizá no debería haber puesto ése título, cualquiera diría que niña molona nada crol! No, no nada crol, ni braza, nada "estilo perruno" pero, sí, después de 3 años, y muchos lloros e inseguridades, se desplaza por el agua con una sonrisa!



Clàudia nació en abril, así que el primer verano fue más de secano para ella... El segundo verano, lo pasamos en Calonge (podéis ver como fueron nuestras vacaciones molonas aquí). Clàudia no lloraba pero necesitaba estar muy cogida a algún adulto. Cuando la metíamos en su piscinita, se sentía muy bien y jugaba a hacer "pastetes" y a chapotear en el agua. En la piscina del hotel, lloraba deconsolada, incluso teniéndola en brazos!



Cuando tenía dos años, fuimos a Altafulla. Después de varios días, conseguimos que se quedara sola (sin cogerla) en el agua, con sus manguitos. Nos ayudaron mucho unos peces de imaginarium que se hunden lentamente y los poníamos en la escalera (donde no le cubría el agua) para que los cogiera...


Este ha sido EL AÑO, hemos conseguido, no sin antes algunos lloros, que niñamolona se lance al agua y se desplace sin miedo. Lo primero que hicimos fue quitarle los manguitos hinchables, ya que le reducían mucho la movilidad de los brazos. A cambio, (no os penséis que la lanzamos así, sin más) le pusimos el chaleco de decathlon. El problema es que se le subía y no le era cómodo para moverse.





Así que investigué... y encontré los manguitos Delphin. Los nuestros son alemanes, seguro que hay más marcas. Pero al no encontrarlos en Barcelona en ninguna tienda física, los pedimos en amazon y la verdad es que nos llegaron en dos días y en perfectas condiciones. Sus características molonas? Son 3 discos por manguito, para ir quitando a medida que el niño se aguanta mejor y así trabajar su autonomía en el agua de manera gradual. Permiten movilidad total de brazos con lo que, al moverlos como quieren, se sienten más seguros, ya que nada les impide hacer movimientos y experimentar, probar, qué pasa si muevo el brazo de esta forma, o de esta otra... Y... no necesitan que los hinchemos, ni se pinchan!



No hay comentarios:

Publicar un comentario